¡ADIOS, FUNCIONARIO! ¡HOLA, POLITICO!

HOLA

Mientras Cataluña se plantea eliminar los funcionarios para facilitar su despido al grito popular de “¡hurra!”, la ciudadanía no se da cuenta de que se está metiendo el gol en propia puerta. Silenciado por los medios de comunicación (ya de por sí maniatados políticamente) y amparados en el gran resentimiento hacia este colectivo derivado de la envidia como deporte nacional, se va a proceder en los próximos años a la amputación de la estabilidad laboral de la que disponían hasta ahora los funcionarios. Escucharemos frases como “se lo merecían”, “ya estaba bien”, “no han sufrido bastante”, “con la que está cayendo, que no se quejen”…sin pararnos a pensar que en un país de 6 millones de parados, 10 millones de pensionistas y una empresa privada incapaz de dar a sus empleados estabilidad y sueldos dignos, los funcionarios eran los únicos que con su estabilidad laboral se permitían un consumo relativamente moderado: pero esto se va a acabar. Aunque no oiremos nada de eso en los medios, los cuales se limitarán -como hicieron en su día- a culpar de la caída del consumo navideño a un IVA que fue subido en julio… quizás -dicho sea en términos irónicos- porque los españoles decidimos consumir desde julio a noviembre y dejamos de hacerlo en diciembre. Efectivamente algo influye, pero es de lerdos no reconocer la influencia del “stop consuming” de 3 millones de familias (12 millones de potenciales consumidores): NEGAR ESTA EVIDENCIA ES UN SUICIDIO ECONOMICO.

El funcionario, amparado en su cada vez menor estabilidad laboral, es un auténtico escollo a la ambición política que en su gran mayoría va más allá de la legalidad. Efectivamente, como hace poco manifestaba cierto político en conversación con los dirigentes de la patronal, el problema son los funcionarios que suelen poner trabas al desarrollo de sus ideas. Y es cierto. El funcionario tiene la mala costumbre de no firmar o tramitar ninguna gestión que no respete la ley, porque para eso está ahí, para hacerla cumplir. Y precisamente por ello, el funcionario nunca será una persona agradable ni verá al administrado como un cliente, porque éste no lo es.

El Régimen Administrativo español, inspirado en el francés con más de 200 años de historia, va a dejar de existir…y tengan seguro que no será para mejor, aunque sea ésto lo que traten de venderles. En su lugar, los banqueros, a pesar del daño causado a la sociedad, colocarán junto a ellos a los políticos, como aún se sigue haciendo. Y los políticos colocarán a dedo en las administraciones a sus falanges para que todo lo controlen. Cosa ésta de la cual no está a salvo nuestro Ayuntamiento, en el que su máximo representante ha conseguido superar al anterior en número de asesores y controladores.

Y aún se escucha en las calles un “¿por qué no?” cuando se habla de privatizaciones y externalizaciones. Pues miren ustedes, esto no nos conviene: porque cuando una empresa tiene que hacer un informe para una administración en la que manda un político, ¿piensan realmente que va a ser objetivo e imparcial el informe de esa empresa a la que tiene que pagar el partido de ese político, o si sus gerentes son familiares o afines a los políticos de dicho partido? Parafraseando a Marx (Groucho) “señores, tengo mis principios, y si no les gustan, tengo otros”; es la ley del dinero, y puede que hasta ahora no nos gustara cómo funcionaba la Administración, pero lo que pretenden imponer nos va a gustar aún menos. Si no, al tiempo.

Fuentes: varias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s