Funcionariofobia

merlos_270x250 carloscuesta diazvillanueva

En la tarde del martes 11 de junio, en el programa “Al Día” que presenta el Sr. Alfonso Merlos se hizo referencia a la nómina de un ordenanza del Ayuntamiento de Jerez, que según él, cobró más de 3000 euros. Los televidentes no tuvimos oportunidad de ver la nómina porque nunca fue mostrada en pantalla. Desconozco si este ordenanza lo cobraba de forma continuada, pero el que suscribe ha cobrado en alguna ocasión más de 3000 euros en un mes, normalmente gracias al “privilegio” de la paga extra; privilegio éste que políticos con el amparo de individuos como el Sr. Alfonso Merlos se están encargando de que desaparezcan. Por suerte para este señor, ese privilegio lo es sólo de funcionarios, no de políticos y “periodistas” como él, que lo consideran un derecho y por ello siguen cobrando las mismas.

Pero la verdad es que mi sueldo ha pasado de 1364.87 euros en marzo de 2003 a 1414.87 en enero de 2013…50 euros más, ¡guau! (y pongo a disposición del que quiera mis nóminas para acreditarlo). No tengo reparos en decirlo, porque desde hace más de 10 años se ha movido muy poco, como puede observarse. Es más, si se ha movido ha sido para abajo (vía reducciones de sueldo, pagas extras, eliminación de dias, o aumento de horarios) con el aplauso, risa y beneplácito de funcionariofobicos como el señor Alfonso Merlos y otros, que sienten hacia el empleado público una animadversión que me trae recuerdos de los años 30 en los que se culpaba a sectores completos de la sociedad, responsables, según el Régimen del momento, de una crisis que no habían provocado; pero que, amparados en el odio, envidia y resentimiento hacia ellos, sembrados en la sociedad a través de los medios, hizo muy fácil su destrucción.

A pesar del currículo, -titulado superior, máster, conocimientos en 3 idiomas, varios años de experiencia en la empresa privada y otros tantos en la pública, poniendo de nuevo a disposición del que lo desee mi curriculum para acreditar tales extremos- JAMAS he recibido una propuesta de ascenso en la Aministración. Administración a la que llegué después de pulular entre la empresa privada -a diferencia de políticos que en muchas otras ocasiones este señor ha defendido a capa y espada, pidiendo que no se generalizara (lo que nunca se ha pedido con los funcionarios) y que no han conocido más actividad que la Política-. En este sentido guardo celosamente encuadernadas aquellas pocas respuestas que algunas empresas privadas se dignaron a enviarme con un discreto “no se ajusta a nuestro perfil, pero le tendremos en cuenta en futuras selecciones”. Efectivamente no gozaba de lo que ahora se llama, una buena “red de contactos” (eufemismo de “enchufes”), así que de no ser amigo o familiar del dueño o directivo de la empresa, lo que me quedaba era lo que hice: teleoperador o vendedor de cuchillos en la calle. Y si no tienes “contactos” olvidate de ascender. Esta es la empresa privada española que el señor Alfonso Merlos y sus correligionarios defiende.

A pesar de todo me busqué “contactos” y haciendo caso omiso de los principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad a los que me tuve que ajustar años después para sacar una oposición por la que hoy día soy públicamente maltratado una y otra vez, accedí a un puesto de vendedor en unos grandes almacenes. Prácticamente sin necesidad de entrevista. Me hubiese encantado entrar así en la Administración. Esto es algo en lo que sí hemos avanzado: muchos de los políticos y adlateres que este señor defiende, como el concejal Carromero, han accedido a sus “puestos” en la Administración sin necesidad de entrevista ni ningún otro tipo de filtro que no sea el del propio partido.

Durante años tuve que trabajar y estudiar para acceder a un simple puesto de auxiliar administrativo, pero que a pesar de eso, ofrecía algo que no ofrecía la empresa privada: estabilidad y un sueldo digno (o al menos, más digno): Esto es el derecho a progresar que no se nos puede negar a las personas, Sr. Merlos y otros; a buscar un trabajo con mejores condiciones, una estabilidad que te permita tener hogar y familia, como usted Sr. Merlos -y otros-, que ya lleva años en su puesto, demostrando así una estabilidad que ahora quiere negar a los empleados públicos. Y no diga que hay que ganarse el puesto día a día, porque usted no creo que con determinadas actitudes lo esté demostrando. Sin embargo, como auxiliares administrativos, tengo a compañeros que son economistas, arquitectos, geólogos…con bastante más formación que sus superiores políticos, y que trabajan mañana, TARDE e incluso sábados y domingos, haciendo de secretarios, de ordenanzas, de informáticos, de electricistas…para que después, señores como usted, critiquen a la función pública como lo hacen, sin distinción ni justicia, amparados quizás en un interés económico o político,  o en un desconocimiento que está haciendo sufrir a mucha gente.

Sencillamente me parece deplorable que en este país haya medios que ataquen al sector público como lo hacen, mientras tenemos una empresa privada en la que se trabaja más horas que en Alemania para ser tan productivos como Mozambique; que no seleccionan a su personal por su valía sino por su interés, relegando a segundo plano el buen funcionamiento de la empresa; que son incapaces de remunerar bien a un buen trabajador sólo por ahorrar en costes; que entienden competitividad como empobrecimiento de su personal; que consiguen el trabajo no ofertando mejor, sino pagando mejor al político de turno… Si esta es la empresa privada que queremos trasladar al sector público, vamos listos.

Y no, no me sirve la excusa de que otros están peor; esa es la excusa que están usando para hundirnos a todos en la misera con resignada condescendencia. Ustedes y aquellos a los que defienden han sabido explotar perfectamente el deporte nacional: la envidia, igualándonos a todos por abajo en lugar de por arriba. No, ustedes no quieren que los que están peor mejoren. Todo lo contrario. Con la excusa de ser “privilegiados” ayudan a acabar con aquellos que tenían el último resquicio de dignidad laboral en este país: la estabilidad; eso que tenían nuestros abuelos, nuestros padres, lo que todos buscamos…lo que incluso ustedes pretenden.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s