Conversaciones con un político

6a00d83452408569e2010536fbcf25970c-400wi

Me hallaba yo enfrascado en unas labores hace unos días, las cuales no vienen a la sazón,  cuando se aproximó un político, amigo años antes y al que no veía desde hacía tiempo, quien sin apenas pretenderlo, se vió abocado a una conversación que lo llevó a una inusual “precampaña electoral”…

Político: – Hombre, me alegro de verte. Ya pronto te voy a tener que pedir un favor; en las próximas elecciones me votarás ¿no? –inició en broma.

Respuesta: –¿Cómo?

P: – Hombre, el año próximo tenemos ya elecciones europeas y al siguiente municipales.

R: – Vamos que estáis ya de campaña…

P: – Pues sí, y como vosotros los funcionarios sois el colectivo más cercano, con el que trabajamos más directamente, me digo… voy a empezar con vosotros y como ya te he encontrado, pues empiezo por tí ¿no?.

R: – Pues la verdad es que no pienso votaros. Ten en cuenta que nosotros, como todos los ciudadanos, además de funcionarios somos también consumidores, contribuyentes y ahora, también votantes. Pero votantes no ahora, sino desde siempre, desde que empezasteis a ponernos de flojos, que siempre estábamos de “cafetito” cuando en realidad ejercíamos nuestro derecho al desayuno, no el “privilegio” como decís vosotros…y además lo decíais vosotros, que no sois ejemplo de nada, que tenéis gente que no ha hecho nada más que darle antigüedad al carné del partido…

P: – Hombre es que hay que comprender…

R: – No, no, perdona, no hay nada que comprender. Estoy harto de que prometáis; lleváis 35 años de democracia; los políticos ya no tenéis nada que prometer, sino decir lo que habéis hecho. Y en concreto, en lo que a nosotros respecta, como contribuyentes y por tanto pagadores como cualquier otro ciudadano de vuestro sueldo, estamos bastante descontentos: Nos poníais de flojos vosotros, ganando 60.000 euros al año, como es tu caso concreto, y con la excusa de las reuniones o de cualquier otra razón, aparecéis por el trabajo a la hora que os da la gana, vosotros, los que nos exigiis rigor en el horario. Vosotros sí tenéis derecho, que no privilegio, a llevar a vuestros hijos al colegio y llegar más tarde al trabajo, eso cuando aparecéis, que a veces ni eso.  Nosotros somos privilegiados con 1000 euros al mes, o al menos eso es lo que han vendido durante todos estos años los medios de comunicación a vuestro servicio, a la población, que tiene un buen caldo de cultivo en esa mentalidad de que “los demás estén igual o peor que yo, pero a mi ni se me ocurre mejorar…”

P: – Hombre, no me digas que no habéis abusado, por el mero hecho de aprobar un examen no vais a estar fijos toda la vida.

R: – ¿Qué examen has aprobado tú para estar aquí?¿el carné de un partido?¿pusiste muchos carteles?¿y eso te da derecho a mandar sobre mí, que mi formación es mejor que la tuya, y que probablemente haga mejor tus funciones y hasta por menos dinero?¿quieres que hagamos como en la empresa privada, que no es ejemplo de nada, que te quitemos a ti y me pongan a mi?¿y qué te da derecho a ganar 3 veces más que yo?¿te ha elegido a ti alguien?, si en este país no se sabe ni lo que se vota,…

P:- ¡¡Hombre, por favor, no digas eso de la gente!! El pueblo es sabio.

R:- ¡¿Cómo que no?! ¡¿pero os importa acaso alguien que no seáis vosotros mismos?!. Os habéis encargado, tú, los de antes y los de ahora, de tener a una juventud más preocupada del fin de semana que de su futuro, a la población metida en los estadios de fútbol mientras le robáis el sueldo diario, a los pensionistas pendientes del “sálvame” y de Falete saltando del trampolín, ¡no me digas ahora que la gente sabe lo que vota! El pueblo no tiene nada de sabio, fué capaz de votar a los nazis en unas elecciones por mayoría absoluta, y aquí sigue apoyando a un partido que con la excusa de que “no tenía más remedio” no sólo no ha cumplido lo que ha prometido, sino que hace todo lo contrario. ¡De eso os beneficiáis! ¡No hacéis más que decirle al pueblo que sobran funcionarios y vosotros, que sois el triple de Alemania no hacéis más que quejaros de que no tenéis sueldos dignos, que en Europa ganan más que vosotros! Ahora, no le preguntes a la gente si sobran médicos, profesores, bomberos, personal en las ventanillas…entonces seguro que te dicen que no, porque no tienen ni puta idea de lo que son los funcionarios, saben lo que les habéis querido contar. Y mientras, vosotros, a rodearos de asesores, secretarios, directores,…cuyo único mérito es haberle chupado bien el culo al superior correcto.

P:- Perdona, pero los asesores hacen falta, ten en cuenta que un concejal puede necesitar de alguien de confianza que le indique sobre una determinada materia.

R:- Un concejal tiene que ser la máxima autoridad en la materia que sea y no necesitar de asesores; si es concejal de salud, que sea médico; si lo es de economía, que sea economista;… ¡Pero el mejor médico y el mejor economista! no mi amigote que estudió económicas en 15 años. ¿Y qué quieres decir con alguien de confianza?¿confianza para quién? Hay funcionarios que son técnicos en materias concretas durante años y son de máxima confianza.

P:- Los políticos no confiamos en los funcionarios.

R:- ¿Y los funcionarios sí tenemos que confiar en los políticos? Es más, ¿un funcionario que ha sacado unas oposiciones y debe su trabajo a unos criterios establecidos por ley es menos de fiar que un asesor que debe su puesto al político de turno?¿crees que yo, como ciudadano, voy a confiar más en la gestión de un asesor al servicio de los intereses de un partido, que en un funcionario que sólo se debe a la ley y puede negarle al político lo que es ilegal?

P:- Un funcionario no se  puede deber a la ley, tiene que deberse al público y a su jefe, como en la empresa privada…

R:- ¿Qué empresa privada?¿la empresa privada que lleva pidiendo contención salarial desde hace décadas, la empresa privada que no es capaz de ofrecer a sus trabajadores estabilidad en el empleo y sueldo digno?¿ese es el modelo que queréis copiar para la función pública, un modelo más cercano de China o Sudamerica que de Noruega o Dinamarca, donde se trabaja el doble de horas que en Alemania y se es tan productivo como en Mozambique, ese modelo? Yo no sólo quiero lo malo de la empresa privada, también quiero lo bueno; quiero acceder con una entrevista y no tener que ser el mejor de miles, pasandome años sacrificado sin que nadie me garantice nada; quiero ascender y no esperar una promoción durante una década; que me pagen por como trabajo sin que se generalice conmigo; que me suban el sueldo como se ha estado haciendo desde hace 35 años y no me los cambien por dias moscosos ¡no quiero días moscosos!… ¡Y un funcionario se debe a la ley! ¡no me digas sandeces! ¡vosotros sois los que os debéis a unos intereses políticos y económicos! Pero vamos, no te preocupes, que pronto nosotros también nos deberemos a ellos, de eso os encargáis vosotros, en cuanto nos podáis despedir, al grito de “hurra” del populacho, ya no os podremos decir que no a nada y os deberemos pleitesía. Pero vamos, que el pueblo lleva en ello su penitencia. Para cuando se de cuenta de la dictadura que estáis estableciendo ya será tarde. Muchos ya se han dado cuenta y se están yendo para no volver más, otros no podemos irnos…

P:- Comprendo que esteis cabreados porque os quitásemos la paga extra.

R:- Tú lo has dicho. Nos la quitásteis, pero que bien lo hicisteis para que los medios no contaran que vosotros sí la cobrasteis.  Pero lo que más nos duele es que nos pongáis de tontos. Desde hace décadas, las escalas más básicas de la administración se han llenado de gente mejor formada que sus superiores; ingenieros, médicos, arquitectos, economistas, licenciados en derecho, te los puedes encontrar de ordenanzas, peones y auxiliares, y ello porque la empresa privada no era, ni es, capaz de ofrecer nada a sus trabajadores. Os habéis trabajado bien la manipulación informativa y el deporte nacional…la envidia; “si yo estoy puteado, ¡que lo esté todo el mundo!¡acabemos con los privilegiados!. Y ahora nos deciis que nos vais a devolver la paga en 2015, el año de las elecciones municipales, en forma de plan de pensiones…¿qué plan? yo no tengo ningun plan ¿te crees que somos tontos? ¿y qué vais a hacer con los que sí la han cobrado, y a los que se les ha adelantado? No hijo, no, no somos tontos.

A esto, decidí seguir con las tareas que me ocupaban en aquel momento, el político, en su día amigo, no me dirigió más palabras y se marchó. Ya no era amigo, era político, y por tanto un ser muy diferente al que fue en su día, probablemente su resentimiento me lleve a la calle en cuestión de meses, quizás años, pero llegará.

Puede ser que no sea bueno escribiendo, pero soy aun peor orador… quizás por eso no soy político. Sin embargo, aquella mañana me sentí iluminado, y ahora escribo lo que tuve el acierto de decir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s