Agencia Tributaria. Oscuro objeto de deseo

como ganar dinero argentina ptc neobux 02

   Ya hace algunos días que la prensa ha recibido instrucciones de olvidar el affair de la Agencia Tributaria. Muchas veces me pregunto qué hubiera sido del Watergate si a los pocos días o semanas los medios norteamericanos hubieran dejado hablar de él. Probablemente hoy no sabríamos qué fue el Watergate, y Nixon se nos mostraría como un afamado y prestigioso presidente.

   Pero la Agencia Tributaria que yo conozco es la de un Ayuntamiento cercano; el mío. Es una Agencia Tributaria donde se mezclan trabajadores de diversa índole: entre ellos nos encontramos con descendientes de antiguos recaudadores de impuestos privados… sí, “privados”; eso que ahora parece tan perfecto…lo “privado”; que según palabras de Sánchez Dragó es tan eficaz y más barato que lo público; lástima que no haya sido barato en el caso de la electricidad, el agua, la gasolina o el gas. Descendientes estos que por meritos familiares ocupan ahora plazas en un organismo autónomo como la Agencia Tributaria.

   Curiosamente, la Agencia Tributaria, tiene su propio sistema de selección, así como su propio sistema de asistencia técnica, de limpieza, etc. Aunque en sus notificaciones incluye el logotipo del Ayuntamiento, la verdad es que las retribuciones de sus trabajadores son más altas que las del resto de funcionarios del Ayuntamiento. Y si nos acercamos a preguntar cómo se puede acceder…entonces la oscuridad es absoluta. Se supone que tienen su sistema de selección, pero… ¿alguno de ustedes ha oído hablar alguna vez de oposiciones a la Agencia Tributaria? La verdad es que la publicidad en su “sistema de selección” brilla por su ausencia.

   Recuerdo aquellos días en que la “perita en dulce” de los Ayuntamientos era la Gerencia de Urbanismo. Su control llevaba implícito una serie de prerrogativas que afloran de forma descarada ahora en nuestros días. Sin embargo, algunos se han dado cuenta ya de que esa “perita en dulce” la constituye ya la recaudación de impuestos. Aquél que controla la recaudación, controla el Sistema. A cambio, su estructura recibirá un trato especial; retribuciones especiales, vías de acceso especiales, ubicaciones especiales… Y el resto de la estructura administrativa, el funcionariado de clase B, o sencillamento el “funcionariado”…ése…ése es prescindible.

   Es curioso cómo dentro de la Administración, con el beneplácito del respetable, se han ido construyendo clases sociales dentro del propio funcionariado; funcionarios clase A y clase B…e incluso clase C y más abajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s